domingo, 12 de junio de 2016

Abierto en Canal: 'Sombras Tenebrosas' de Tim Burton | MOVIE

Nuestra invitada de hoy es Sombras Tenebrosas, decimoquinta película del extravagante Timothy Burton y objeto de crítica desde su lanzamiento a la gran pantalla. 

El californiano resulta ser uno de mis directores favoritos, pues una de sus virtudes más notorias es su técnica a la hora de evocar atmósferas siniestras, así como una plasmación fantástica o lúdica dotada de credibilidad; él mismo es consciente de estas facultades - bien admiradas, bien odiadas o bien envidiadas - que posee, más lo cierto es que esa misma consciencia le hecho pecar de conservador, augurándose un ferviente aplauso, pero también muecas de descontento ante su trabajo.

La película tiene ya su tiempecito (2012) y, de hecho, no es la primera vez que realizo una crítica sobre ella. En su momento pensé que me había ensañado con ella dada mi decepción al salir del cine, supongo que esperaba algo más de calidad en su historia y menos humor burtoniano en algunas escenas. En el film se encuentran guiños, caprichos y ambientaciones que señalan el punto en común de toda su filmografía, el punto exacto en el que me reencontré con lo que antaño me hizo disfrutar tanto. A Pesadilla antes de navidad, La novia cadáver o Big Fish me remito. Si bien lo que estas películas cuentan no es una historia compleja, resultan estar bien elaboradas sin ostentaciones, pretensiones o recargadas de pomposidad estética. 

Argumentalmente hablando, su falta de profundidad de contenido es voluntaria, cabe recordar que proviene de una teleserie con el mismo título cuyos muchos de sus capítulos no llegaron a ver la luz, por lo que tampoco cuenta nada extraordinariamente importante. Es una película entretenida, te hace reír en algunos momentos puntuales y que te da la sensación de no haber perdido la hora y media invertida en su visionado, pero aún con todo eso, pienso que falla algo, que Burton no atinó del todo y no cumplió las pocas expectativas con las que ya iba al cine. A mi parecer, todo el partido que se podía haber sacado se anula por la carencia de emoción en la trama, lo que la convierte en predecible.




En cuanto al terreno técnico nos topamos con un decorado típico del director: una mansión encantada, plagada de trucos que hace que rememores los días en los que soñabas con colarte en los recovecos de los grandes caserones abandonados - y que me recordó un poco a Casper en este sentido -. Los efectos especiales no llegan a sorprender, pero he de admitir que no hay un exceso de su uso, por lo que están bien utilizados


Por lo que a mí respecta, lo único que salva medianamente el film es su reparto, haciendo especial hincapié en los papeles de Eva Green y Michelle Pfeiffer, quiénes brillan y eclipsan al resto del elenco. Fiel a su colega Timmy, el camaleónico Johnny Depp en la piel del protagonista, un vampiro para el que no han pasado los años, quién encandila con esa forma de pronunciar, como si saborease las palabras, pero que, ciertamente, no acaba de gustarme en su papel. Todos los que seguimos la trayectoria del actor, hemos crecido con su filmografía, sabemos valorar la dificultad del trabajo de Depp, pero, a la larga y si eres consumidor asiduo del mismo, acaba cansándote. Como en todas sus colaboraciones, apenas dejan un gramito de su cuerpo sin maquillar-disfrazar: ojeras, miel con colorante, colmillos suprarealistas y un traje digno de señora mayor; todo esto hace del actor un bufón tétrico bastante cansino y repetitivo. Por último, destacar la inevitable presencia de Helena Bonham-Carter cuyo papel se me antoja vacío y plano, nada destacable.

¿Y por qué hablo de Helena entonces? Porque es otra de las cosas que me huelen a chamusquina de las películas de Burton, la presencia constante de su, ahora ex, mujer y su mejor amigo. Es indudable que ambos son buenos actores, existe química entre ellos y sienten pasión por lo que hacen; han destacado como pocos, pero ya se sabe, lo bueno, si es breve, doble bueno.


En resumen, y sabiendo que me habré dejado muchísimas cosas que decir en el tíntero, he llegado a la conclusión de que no es una mala película, pero tampoco goza de encasillarse en obra maestra. Es entretenida, pero abusa de una estética poco innovadora, aún así destacable ante su trama. 

2 comentarios:

  1. ¡Hola! Otra cosa que me gusta de tu blog es que somos distintas, tenemos gustos distintos jiji (así que no te fíes de mis recomendaciones ni de lo que a mi me gusta). Vi esta peli hace mucho y ya no sé ni de que iba, confieso antes que nada, pero sé que me gustó, a pesar de que me dijeron que era muy mala, y cuando yo decía que no, reiteraban que sí... Me parecía que invitaba a reflexionar. Me suena que me gustó que un personaje que parecía raro y al final era el más normal (puede ser?). Soy muy olvidadiza (uno de los motivos por los que creé el blog).

    Un beso! Te leo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Eva!

      En la diferencia está el éxito, o eso decía mi abuelo cuando yo era pequeña, jajaja. Claro que me fio de tus gustos y recomendaciones, ¡todo es bien recibido! No puedo juzgar nada si no lo he leído, visto o escuchado, así que hasta el momento de la verdad, todo es válido.

      Yo he visto la película varias veces a lo largo de mi vida y no es que no me guste, me entretiene, considero que cumple su función y que está bien no pasarse la vida mirando películas practicamente perfectas. La cosa de hacer un "Abierto en canal" de esta película vino porque soy muy seguidora de la filmografía de Tim Burton y ésta me pareció, con creces, la mayor aberración que ha hecho. Está bien para pasar el rato, pero no es ninguna obra maestra (y cito textual de lo que ya escribí allí arriba).

      Me alegra tenerte por aquí, tus comentarios alegran el blog. ¡Un beso!

      Eliminar

🚀 ¡Yiy, terrícola! Has aterrizado en una constelación dodecaédrica. En esta base interestelar nos nutrimos de palabras, así que no dudes en dejarnos tu opinión sobre nuestros servicios en esta especie de hoja de reclamaciones.

Nos haría muy feliz saber tu opinión con respecto a nuestras instalaciones y parajes de aventura. ¡Un abrazo galáctico!