miércoles, 14 de diciembre de 2016

Crónica de la magia || 'Saurom'

Estamos a unos pocos días de terminar el 2016 y he decidido que era un buen momento para tomarme al pie de la letra el conocido dicho "año nuevo, vida nueva"; en mi caso blog nuevo, al menos su aspecto sí que dista un poco del que tenía hace unos días. Este año, a punto de alcanzar su meta, ha sido una evolución en sí mismo, una carrera de fondo constante, pero del que he aprendido muchas cosas y en el que he cumplido algunos propósitos que me hice antes de comenzarlo. Pero no me voy a enrrollar más con mis movidas sentimentales, para eso ya tendrás la entrada especial de fin de año donde haré un cursi repaso de él.

Hoy, dodecaedro, te traigo un post muy especial para mí: una crónica musical. No he tenido el gusto de asistir a muchos conciertos a lo largo del año, de hecho, creo que solo han sido dos; tampoco es algo que me preocupe, a no ser que la banda que actúe me guste mucho o sea de mis favoritas. La crónica de hoy es del concierto de 'Saurom', grupo del que ya te he hablado en varias ocasiones, por lo que ya sabrás que se trata de mis músicos favoritos. 


El concierto fue el pasado 3 de diciembre, hace ya más de una semana. ¿El motivo de no haber subido esta entrada antes? Sentía que no sería capaz de describir todo lo que viví y sentí aquel día, que no fue poco. Finalmente, me he animado porque considero que ellos, los muchachotes que ves en la foto de arriba, se merecen mi reconocimiento y admiración, así como que también los conozcas tú, el que está leyendo esta crónica.

Como iba diciendo, hace ya unos días que fui al encuentro con mis musos y esto fue posible gracias a mi pareja, ya que yo no albergaba esperanza alguna de ir puesto que mi situación económica no está para echar cohetes, quién me sorprendió regalándome la entrada VIP para que fuésemos ambos. Aquí, contigo de testigo dodecaédrico, quiero agradecerle de nuevo la oportunidad de vivir (y revivir en mi mente) aquel día con serios pronósticos de lluvia.

Sufro de unas jaquecas horribles que no me dejan dormir bien, por lo que cuando consigo conciliar el sueño, puedo dormir hasta horas tardías del mediodía. Bien, pues resultó que no había mejor día que aquel para que aquello sucediese. Fue una noche horrible, no te voy a engañar, por lo que me había levantado tardísimo y tuve que hacerlo todo deprisa y corriendo si quería llegar a recoger a mi pareja a la estación; te puedes figurar mi humor: nerviosa por todo lo que suponía el cara a cara con los miembros de 'Saurom', angustiada porque apenas había comido, cabreada al ir bajo presión... En fin, un coktail de sentimientos sofocante. La hermana de él nos recogió cerca de la estación y nos acercó a la Rock City (Almassèra), la sala donde iban a tocar. 


Llegamos allí entre las 16:45 y las 16:50, contando con que la apertura de puertas para asistir a la prueba de sonido y el Meet&Great era a las 19:15, aquello suponía esperar dos horas y unos minutos tratando de refugiarnos de la lluvia y pelándonos de frío, cosa poco agradable si le sumas la mala leche que llevaba acumulada de antes. Pasamos el tiempo escondidos en una casita de un parque y en un supermercado, pero al menos aquella espera no fue tan tediosa como pensaba. Dos horas más tarde, nos poníamos en la cola para acceder a la sala. Worth it

Hasta aquí todo iba conforme a lo que me había imaginado, a partir de este momento es cuando la emoción me puede y me vuelvo incoherente al tratar de describir o expresar todo aquello. 

Conforme íbamos entrando, me ponía más y más nerviosa; soy una persona tímida con respecto a este tipo de acontecimientos, así que ya os podéis imaginar como temblaba estando a unos pocos metros de ellos. Pero como yo, la inmensa mayoría de la gente que estaba allí, así que, clavada al suelo como con superglue, me quedé junto a Christian, mi pareja, en una ubicación céntrica y me dediqué a notar como mis ojos se empapaban de aquella imagen: Narci Lara, el hombre-instrumento, uno de los mejores letristas que he tenido el placer de conocer, el inspirador de muchas de las historias que yo he escrito, estaba allí, haciendo la rutinaria prueba de sonido. "El mejor instante de mi vida", pensé sin ser consciente de que lo mejor no había venido aún. Raúl (guitarra solista), Antonio (batería) y Santi (teclado) también estaban allí. No daba crédito porque, sonará a bobada, pero para mí estar así de cerca de personas a las que admiro (hablando en términos musicales e ídolos, claro), era totalmente nuevo. El tiempo se congeló y bajo aquellos focos solo estaban las bromas entre ellos, la melodía y algo que siempre llevan consigo y que no he podido ver en ningún grupo más: la magia. 

Fue entonces cuando me paré a contemplar a la gente de mi alrededor, quería comprobar si ellos también estaban dentro de aquella burbuja que nos envolvía. Quería saber si respirábamos el mismo aire de aroma hechizado. Supe que sí en cuanto me enteré que por allí había gente que había viajado desde Andalucía, Barcelona, Madrid... Únicamente para estar ahí, verles y pasar cinco minutos con ellos. Solo con esa imagen de ellos (aunque faltaba Migue) y las veinticinco cabezas que habían junto a mí ya estaba extasiada. ¿Qué más podía pedir? Pues aún recibí más.

Seré breve contándote mi paso por las diversas conversaciones que mantuve con ellos, de las cuales destacaré una cosa que encontré como factor común: el buenri andaluz. De verdad, que salaos. Si llego a saber que iba ser todo tan familiar y cercano no me hubiera pasado las tres horas previas temblando de puros nervios. Narci me demostró una vez más que se merece el primer puesto en mi podio famosil mental. "Pues yo quiero leer vuestro libro", nos dijo cuando le comentamos que habíamos escrito un manuscrito inspirados por sus canciones. Joselito (bajista), el más enérgico sin lugar a dudas, le faltaba el sombrero de arlequín y te juro que podría haber animado hasta un cumpleaños de octogenarios. Santi, Raúl y Antonio simpatiquísimos, amables y, sobre todo, accesibles. Pues no veas lo que cuesta encontrar un grupo al que ser tan queridos, seguidos y animados no se les suba a la chepa.

Y, bueno, si has llegado hasta aquí es que eres un dodecaedro muy curioso, porque mira que me he enrrollado a hablar y el concierto ni siquiera ha empezado todavía. Si sigues aquí, paciencia conmigo, de verdad, que a mí lo de sintetizar se me da fatal. No te preocupes, que ya viene la parte gorda de todo este día. Conseguimos situarnos en primera fila, entre altavoz y altavoz. Otro mini punto para mi chico, que fue quien tuvo la maravillosa idea de empujarme hacia delante. 

En primer lugar, actuó 'Opera Magna', no sé si pueden llamarse teloneros porque estuvieron muy a la altura de las circunstancias, la verdad; es un grupo valenciano al cual no había oído más de dos veces en toda mi vida, pero me sorprendió muy gratamente. El directo fue mejor que bueno, la virtuosidad del bajista un auténtico derroche de talento y el tremendo agudo del cantante, pura energía. Vaya voz. Y, joder, menuda melena envidiable para el headbanging se gastaba el muchacho. Una hora se me hizo corta, quería más y el resto del público también. Los focos se apagaron a modo de descanso, un breve interludio para la preparación de cableado, voz y, sobre todo, para enfrentarse al público que rugía de hambre musical.

No mucho después, el instrumental con el que comienza 'Sueños', el último CD de 'Saurom', comenzó a sonar. Los gaditanos se habían vestido de gala para la cita con Valencia, el aforo estaba completo, el cartel de 'SOLD OUT' se elevaba invisible sobre el centenar de cabezas que miraba fijamente al escenario. Los instrumentos sonaron, los focos azules y verdes apuntaron hacia el grupo. 'La posada del Poney Pisador' abrió sus puertas a los juglares que ansiábamos recibir a nuestros mentores. La Rock City se llenó de manos levantadas y cuerpos en movimiento. 


Una vez más, Migue (vocal) demostró tener un don con su público, sabe movernos, sabe hacernos bailar y cantar como si estuviéramos poseídos. Su voz es incluso mejor en directo. San Booker tenga en su gloria esa garganta hasta el fin de los días, por favor se lo pido. Una vez finalizada la primera canción y tenernos en su bolsillo, nos dio una cálida bienvenida al mundo de los sueños entre risas y disculpas por haber tardado tanto en volver a Valencia. 

Y así, con ese mimo, ese amor entre ellos y hacia su música, las canciones se sucedían para contar una historia, porque no podemos olvidar que son juglares cuyo propósito más allá del entretenimiento es ese, narrar las marcas del tiempo y la vida. El espacio dejó de hacerse pequeño por la multitud, los bosques de manos alzadas eran antorchas de hermanos de sueños. Allí encerrados ya no éramos simples fans, pues nos hicieron sentir parte de aquel espacio-tiempo que han ido construyendo durante veinte años: hadas, trovadores, demonios, brujas, hechiceros, etc. todos nos habíamos congregado allí para realizar el ritual más sagrado que existe: vivir, ser feliz. 


Canciones que me trasportaban a otros mundos sonaban siendo únicamente interrumpidas por los emotivos discursos de Miguel, hablándonos de lo complejo de crear una melodía y lo satisfactorio que era encontrar la adecuada para una letra hermosa. 'El hada y la luna' siguió a esta pausa, la cual me puso los pelos de punta mientras el cielo de aquel escenario se cubría de unos colores azules y amoratados. La atmósfera perfecta para una canción perfecta.

Le siguieron tantas que era difícil recordar el orden hasta en aquel momento, pero sé que canté, salté y bailé como nunca con 'El carnaval del diablo', haciendo el mal saltando sobre aquel pobre suelo junto a otras cien personas. 'La leyenda de Gambrinus' que me vuelve una saltimbanqui al tiempo que me hace la más feliz del lugar. 'Músico de calle', 'Irae Dei', 'El monte de las ánimas', 'El reino de las hadas' que son viejas y nuevas y viceversa, porque todas son ellos y lo que intentan reflejar en unas estrofas. Son sus veinte años de batallas, caídas, recompensas y glorias. 'Vida' y '¡Vive!', dos odas preciosas a la alegría, a la evolución y, cómo no, a vivir. 'El círculo juglar' que volvía a reivindicar nuestra participación en su larga trayectoría musical y en sus vidas, la importancia de sus juglares, de nuestras petitè comitè para trastear juntos. 'Fiesta' que les devolvió a ellos a sus mejores años, cuando las cervicales no rogaban clemencia. 



Y, en fin, todo terminó, pero la magia se quedó con nosotros. Dentro de nosotros, mejor dicho. Ojalá pudiese repetirlo mil veces más. Ojalá no tarde tanto en volver para que eso sea posible. Ojalá la misma fuerza y la misma vida me invadiese como el pasado 3 de diciembre. 

Una vez más, gracias 'Saurom'. Gracias Narci, Migue, Joselito, Raúl, Antonio y Santi. Gracias a las personas que hay detrás del nombre. Gracias por la vida, por las hadas, por la ilusión, la magia, la luna. Gracias por dejarme entrar en vuestro Círculo Juglar. Gracias. 



2 comentarios:

  1. ¡¡¡¡Cuanto tiempo, Aniii!!!! <3

    Quería comentarte en alguna de tus entradas desde hace ya tiempo, y qué mejor que en esta, puesto que además de tener los gustos musicales parecidos, me encanta cuando escribes sobre algún cantante o grupo de música. Así que bueno, me dejo de tanta tontería y empiezo a hablar sobre tu entrada.

    Me alegra un montón que pudierais ir a ese concierto, y que pudieras cumplir uno de tus sueños este 2016 <3, en cuanto a conciertos se dice, a Bilbao vinieron El mago de Oz, pero entre que era gratis y eso implicaba que iba a haber un montón de gente y para verlo a lo lejos... como que pasé, prefiero como tu, verlos en primera fila! Como dios manda JAJAJAJAJA

    En cuanto a SAUROM, no es que los conozca ni haya escuchado muchas de sus canciones, pero bueno, las pocas que si he escuchado no pintan para nada mal, así que indagaré un poco más sobre ellos. :D Sobre los integrantes del grupo por lo que dices, si que son majos y agradables, (sobretodo el que quiere leer vuestra novela xD)

    Ya veras como más de un grupo o cantante va para Valencia <3 y así poder tener esa sensación tan buena como dices ^^ Un abrazo bien grande y ya me pasaré más a menudo por aquí. >.<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo se puede ser tan adorable? ¡Me ha hecho muchísima ilusión que comentases esta entrada! ¿Que por qué? Porque es una de las más importantes y sentidas que he escrito en todo el tiempo que llevo con el blog ^^ Fue un día muy especial e importante para mí, entendí (por fin) todo lo que aquellas personas sienten cuando ven a alguien que admiran en acción, ñañ.

      A 'Mägo de Oz' los he visto muchas veces en directo, aquí en Valencia han actuado varias veces y son del mismo estilillo que 'Saurom', aunque me quedo con estos últimos como ya habrás podido comprobar. Te recomiendo que les des una oportunidad, aunque sí que es cierto que la mejora es en los últimos cd's, los primeros son un poco más metal y a mí me agradan menos, pero bueno, puede haber de todo, ¿no? jajajajaj

      Eso espero, había un festival en Febrero, MTV Winter, lo cancelaron al final, pero vinieron un montón de artistas en plan My Chemical Romance o Sum 41, fue genial. Ojalá lo volviesen a poner. Un abrazote muy grande y te espero por aquí, e iré yo a tu blog, que también tengo abandonaditos a mis seguidores y eso no puede ser :(

      Eliminar

🚀 ¡Yiy, terrícola! Has aterrizado en una constelación dodecaédrica. En esta base interestelar nos nutrimos de palabras, así que no dudes en dejarnos tu opinión sobre nuestros servicios en esta especie de hoja de reclamaciones.

Nos haría muy feliz saber tu opinión con respecto a nuestras instalaciones y parajes de aventura. ¡Un abrazo galáctico!