jueves, 19 de enero de 2017

'Una serie de catastróficas desdichas'

La saga literaria 'Una serie de catastróficas desdichas', firmada bajo el pseudónimo de Lemony Snicket (Daniel Handler), se llevó al cine y ahora, trece años después, se convierte al formato televisivo (¡Gracias por tanto, Netflix!), así que, como buena fan de los niños Baudelaire y las argucias del conde Olaf, no tardé ni un solo día en verme los ocho capítulos que componen la primera temporada. Netflix es una plataforma imparable, sus creadores saben jugar muy bien sus cartas para que no te despegues del dispositivo (móvil, ordenador, televisión...) en ningún momento. Pero hoy no voy a hablarte de la serie, quizás en futuros posteos, vengo a "reseñar" su primera adaptación, la película.

Allá por el 2004 pasó injustamente inadvertida la magnífica adaptación a cargo de Brad Silberling de este film. Para mi gusto, es una de las más inteligentes cintas destinadas a un público más juvenil. Siempre sucede lo mismo con este tipo de prejuicios: nos cuesta mucho considerar el cine "para niños" como relevante. Aceptamos, sin pena ni gloria, que se trata de un mero entretenimiento infante. Pero si hay algo que tengo que admitir es que, de vez en cuando, llega a cartelera la excepción que demuestra que esta inmerecida jerarquía es una falacia.  Con esta película comprendí que el cine es algo más que gente feliz que se da trompazos, tanto literal como figuradamente. Fue un puente a un cine más adulto, más reflexivo, pero no por ello menos imaginativo, bello y estético. En resumidas cuentas, es una de las mejores adaptaciones que he visto, con una trama que se mueve entre la comedia y el drama, y un elenco que se esconde tras unos maravillosos personajes. Así, como síntesis, está muy bien, ¿no? Pues aún te queda por leer. Siéntate y disfruta.



'Una serie de catastróficas desdichas' está basada en tres títulos de los trece (número bastante simbólico para el autor) que conforman la saga: 'Un mal principio', 'La habitación de los reptiles' y 'El ventanal'. Sigue la vida de los Violet, Klaus y Sunny Baudelaire tras la repentina muerte de sus padres en un misterioso incendio que destruyó su hogar. En primer lugar, su tutor legal es el conde Olaf, un hombre desagradable, malvado y sin talento que quiere hacerse con la fortuna de la familia urdiendo maquiavélicos planes. Cuando los chiquillos consiguen librarse de él, son llevados de un tutor a otro, perseguidos por Olaf (este va disfrazado) hasta el fin de los tiempos.

La obra de Snicket se caracteriza por su entorno enajenado repleto de deleites causados por las desventuras ajenas y por las irónicas advertencias de sus contraportadas que tan estupendamente fueron llevadas en la película. En las distintas secuencias, no encontraremos escenas moralistas para que los niños se adapten a la sociedad, vean lo bonito de la vida o pongan sus esperanzas en los milagros. Ya, desde el principio, el personaje de Lemony Snicket nos pone de sobreaviso hablando de las inmerecidas desgracias que acontecen la vida de los hermanos Baudelaire.

Puestos a entrar en este ámbito, vamos a hablar un poquito de los personajes. En este plano, me gustaría destacar la agradable interpretación de Meryl Streep, enfundada en un papel muy distinto a los desarrollados anteriormente: el de tía Josephine, una mujer con una obsesión insana por la gramática y dominada por el miedo desde la estrambótica muerte de su esposo en el Lago Lacrimógeno. Por otra parte, es Jim Carrey quién se lleva mi Oscar personalizado, pues nos regala un amplio abanico de exageraciones evidenciando su genialidad al interpretar personajes pasados de tuerca como el conde Olaf. Monólogos sin sentido alguno, espasmos desorbitados y gestos histriónicos. Gracias a él, la trama se desarrolla con brillantez e ironía, tachado de excesivamente cargante (por lo que a mí respecta, esto no es más que una burda impresión ignorante), pero que consigue el tono desmesurado y quijotesco que requiere el personaje literario. El profesor Montgomery y el señor Poe son otros de los personajes que aparecen aportando el toque dulce y estúpido respectivamente.

Pero, ante todo, he de subrayar los personajes de Violet y Klaus Baudelaire (a Sunny, la pequeña, no la incluyo porque no es un personaje con más trasfondo que su gracia y adorabilidad infantil), interpretados por Emily Browning y Liam Aiken correspondientemente. Ambos realizan sus papeles con elogiable verosimilitud (¡los filósofos estarían orgullosos!). Son inteligentes, rápidos, audaces y, sobre todo, realistas. No viven su desdicha abordándola con esperanza, sino asumiéndola y mirando cara al futuro. Mi favorito, desde luego, es Klaus. ¿Que por qué? Porque lee. Y porque es fan de las bibliotecas gigantescas y eso es asdasdasdasdas. 💙 También toca una mención especial a Lemony Snicket, sus diálogos profundos y su misterio me embelesan el alma.

Con respecto al plano técnico-estético, la imagen resuelve sin problemas la complicada fotografía de la película. No hay ninguna pérdida de detalle en los pasajes más oscuras (muy abundantes), siempre moviéndose entre ocres, negros, grises y gamas cromáticas oscuras. Recordatorio de la estética burtoniana, no sin su explicación: el director de arte fue Rick Heinrichs (que trabajó con tito Tim en 'Edward Scissorhands', 'Sleepy Hollow' o 'Batman Returns'). Las escenas están sumamente logradas; cada escenario, cada localización, cada decorado, está tratado con una dulzura y una predilección por el detalle muy notorios. La película se regodea y se mofa de todo el género dándole la vuelta. Ejemplos de esto son escenas como las del huracán que azota la casa de tía Josephine, la secuencia de las vías del tren o la ternura de la siguiente imagen:


Por último, me gustaría hablarte de algunas curiosidades que envuelven el mundillo que edificó Lemony Snicket. La estrella de oro se la llevan las alusiones y referencias literarias, como por ejemplo:

⭐️ El apellido de los tres huérfanos, que se corresponde con el apellido del poeta Charles Baudelaire. El tío Monty, cuyo nombre refiere a Monty Python. El mismo les advierte a los niños en uno de los libros que "nunca dejen a la serpiente lobo de Virginia (Virginia Woolf) cerca de una máquina de escribir". El autor, Lemony Snicket, dedicada cada libro a una mujer que amó (y murió), llamada Beatrice. Este nombre es una referencia a Beatrice Portinari, la amada de Dante. El banquero que lleva a los Baudelaire de un lado a otro es el señor Poe, referencia más clara, imposible.

⭐️ Como ya he dicho, la simbología del número trece (considerado como número de "mala suerte") es muy importante para el autor. La serie consta de trece libros, cada tomo consta de trece capítulos. Además, la serie, en conmemoración al autor, se estrenó el 13 de Enero.

⭐️ En la primera página de cada libro se encuentran dos estampas circulares. La primera, en la parte superior, muestra a los Baudelaire dentro del círculo; la segunda, abajo, es el conde Olaf disfrazado del personaje que fingirá ser en los libros. Sin empargo, a partir del noveno libro, la imagen de Olaf es la de él mismo mientras que la de los niños Baudelaire es la que cambia según su disfraz.




¿La recomiendo? Encarecidamente. Si la has visto, puedes dejarme tu opinión ahí abajo y debatimos un rato sobre por qué esta película no está en el podio de los podios Y POR QUÉ NO LLEGÓ A LOS MÍNIMOS ECONÓMICOS PARA CONTINUAR LA SAGA *uf, indignación*.

Espero que te haya gustado. ¡Nos leemos pronto! 🍃

8 comentarios:

  1. ¡BUENAAAS!

    Esta es una de mis películas favoritas de TODA mi infancia y hacía eones que no la veía porque recordaba la trama, pero no el nombre y, al hablar con mis amigos de esta, a NADIE LE SONABA; pero, llegó un maravilloso día de Halloween y las maravillosas listas de películas me hizo volver a ella.

    Tengo muchísisisimas ganas de leer los libros desde que me enteré que la película está basada en ellos (No sé hasta qué punto, me enteré hace nadita). Si lo hago, te comentaré qué me ha parecido e.e

    ¡Un cyberabrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡HOOOOOOLA!

      Que suerte que coincidamos hasta en eso, jajajaja; a mí también me encanta 💙 Hacía muchísimo que quería volver a verla y resulta que Netflix (sí, he caído en sus redes) la puso con motivo del estreno de la serie, así que me la volví a ver y et voilà, reseñita buena que me marqué, jajaja.

      Yo tengo fichados el primero y el segundo, pero al ser trece pues... No hay dolars para tanto libro, que con los de la Universidad me he arruinado. ¡Espero que los leas y los disfrutes! Por supuesto, también espero que me digas algo si los haces, por ver si vale la pena ^^

      ¡Un abrazo galáctico para ti!

      Eliminar
  2. Hola!! menuda reseñaza. Yo vi la película hace años y me gusto mucho pero no sabia ni que era una adaptación de un libro ni que había más partes. Ahora estoy viendo la serie :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Buenas! Siento el retraso en responder, pero es que he ido de cabeza hacia abajo y me he puesto hoy a responder los comentarios, ¡MIL MILLONES DE DISCULPAS! 😳

      En primer lugar, muchísimas gracias por pasarte y comentar, así de gusto reseñar cosas ^^ La película es genial, el hilo de la teatralidad es fantástico y lo que viene a ser la trama me apasiona; la era victoriana (que es más o menos la estética de la película) me tiene enamorada, así que ya te puedes figurar mi opinión. La serie también me gustó mucho, además de que tiene más partes orientadas por los libros y da gusto ver que la historia de los Baudelaire prosigue. ¡Espero que la estés disfrutando lo mismo y más!

      Un besote.

      Eliminar
  3. ¡Hola!

    Me gusta mucho la variedad y por eso tus entradas siempre cumplen con mis expectativas. No he visto esta serie, pero posiblemente le dé una oportunidad ahora que me estoy aficionando a este formato.

    Ahora mismo comparto en redes tu entrada.

    ¡Muchísimas gracias por hacer un trabajo tan detallado y un análisis tan profundo!

    ¡Un abrazo grande! Espero leerte pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Santi!

      Me hace muchísima ilusión que me digas eso, sobre todo porque eres un bloggero al que admiro mucho, tanto su contenido como su forma de narrar, así que ¡mil gracias por comentar! Me alegra haber cumplido con tus expectativas, así sé que el esfuerzo y sacar tiempo de donde no tengo me vale la pena.

      Si te estás enganchando al formato, te recomiendo muchísimo ver la serie. Sé que las comparaciones son odiosas, pero la serie te ofrece las historias contadas tal cual van sucediendo en los libros en los que se basa; la película, por el contrario, entremezcla tramas para que quede un final, más o menos, cerrado. Eso sí, ¡ambas me encantan!

      Mil gracias, de nuevo, por la difusión y por tus palabras. ¡Un abrazo gigante! ¡Nos leemos! ^^

      Eliminar
  4. ¡Se me olvidó comentarte! Estoy enamorada de tu encabezado, en serio, es una auténtica maravilla y la frase ya ni te digo. ¡Precioso!

    Esta serie quiere verla mi novio y no veas lo pesaico que está, así que la veré, pero no por él, sino por ti, que me fio mucho más JAJAJA! Opino como tú, y eso de tratar al cine infantil como insignificante me da una rabia increíble, porque tiene el mismo o más fondo que una película para adultos. Pero estaré pendiente de lo que comentes de la serie más adelante, porque así veo qué te ha parecido, ya que seguramente para ese entonces me la haya visto (me veré esos 8 capítulos como si de un anuncio de 5 minutos se tratase). ¡A comentar la peli, pues!

    Me encanta esa forma tan técnica y estética que tienes de comentar las cosas, porque se nota que sabes del tema o que te has empapao de información para hablar y joder, tus entradas acaban siendo una maldita obra de arte o una crítica que ni los críticos más profesionales del mundo harían. Las curiosidades me han chiflado, es lo que me suele gustar más de las series/películas y libros. Es donde verdaderamente dices: CHAPÓ POR TI y lo que te has complicado, como lo del número trece. ¡Casi ná! 13 libros y trece capítulos, menuda capacidad. O bien son libros cortos o bien son libros con capítulos super largos.

    Me miraré los libros a ver qué tal, okey? A ver si me los leo, que aunque sean mucho por lo que cuentas puede que me encanten y eso no me lo pierdo yo. Y la peli y serie me la veo como que me llamo María de los Ángeles.

    Un super beso! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un enormérrimo (creo que me acabo de inventar un palabro, no estoy segura) placer tenerte por aquí y leerte en la cajita de comentarios. Me alegra y motiva que te guste el encabezado, la frase fue totalmente una improvisación de último momento con el Photoshop, porque la verdad es que, aunque me gusta lo sencillo, me parecía un poco soso dejarlo sin esta.

      No sé si te habrás puesto ya con la serie, pero espero que sí, jajajaja, te la ultrarecomiendo. Fer tiene buen gusto para estas cosas, así te lo digo. Merece mucho la pena, unas cuantas risas tienes aseguradas. Con respecto a lo otro... Me sacan de mis casillas las etiquetas, como bien sabes, así que no podía sino manifestar mi descontento con haber desechado esta al cubo del infantilismo. Me alegra que pienses como yo. ^^

      Saber, saber... Bueno, algo sé porque me paso la vida leyendo artículos y todo lo que puedo sobre cine, literatura y demás... Pero sí, intento poner todo lo que puedo en las reseñas, sobre todo en las que al cine respecta, jajajaja. No me gusta pecar de sabionda, ni mucho menos... Respeto totalmente que alguien no piense como yo, pero nunca está de más exponer las cosas tal como las ves. En fin, bonita, que me sacas los colores con cada comentario, porque para nada considero que sea tan genial, pero sabes como motivarme a seguir con este tipo de formato c:

      Espero que le des una oportunidad a todo el mundillo que envuelve 'Una serie de...', yo estoy a puntito de hacerme con los dos primeros libros, así que ya te comentaré qué me han parecido y si valen tanto la pena como expectativas tengo. ¡Espero que disfrutes de la película/serie! Mil gracias, una vez más, preciosa.

      Un abrazo gigantesco.💙

      Eliminar

🚀 ¡Yiy, terrícola! Has aterrizado en una constelación dodecaédrica. En esta base interestelar nos nutrimos de palabras, así que no dudes en dejarnos tu opinión sobre nuestros servicios en esta especie de hoja de reclamaciones.

Nos haría muy feliz saber tu opinión con respecto a nuestras instalaciones y parajes de aventura. ¡Un abrazo galáctico!